Boletín Oficioso (4 de julio)

(Falacio)

Santos: Isabel, Reina de Portugal, Valentín de Berriochoa, obispo y mártir; Alberto, Albino, Antonino, Asclepia, confesores; Aureliano, Laureano, Teodoro, Ulrico, obispos; Elías, Flaviano, Jocundiano, Inocencio, Sebastia, Nanfanión, Lucitas, mártires; Procopio, abad; Berta, eremita; Oseas, Ageo, profetas.

4 de Julio

Santa Isabel de Portugal (1271- 1336)

Fue hija del rey Pedro III de Aragón (España). Nació el año 1271. Casó con el rey de Portugal y tuvo dos hijos. De la oración obtuvo fuerzas para soportar grandes dificultades y tribulaciones provenientes en gran parte de su propio marido y de sus hijos. Muerto su esposo, vivió como terciaria franciscana y distribuyó sus bienes entre los pobres. Murió en el 1336 cuando intentaba restablecer la paz entre su hijo y su yerno.

(Y se obró el milagro)

[a] Clann Zu – Hope this day

Anuncios

Bando 666

(Falacio)

Sí, lo sé, no es éste el que sigue en la lista, pero me he permitido la concesión de colarlo aquí porque veo poco claro alcanzar este número de bandos allá por el dos mil ciento y pico, tal día como hoy, pero dentro de un siglo. Lo cierto es que lo único que ha alterado su orden es el propio nombre del bando; no cometeré la desfachatez de traer aquí también datos que puedan modificar el curso de la historia, que sé que son ustedes muy dados a la oportunidad, al aprovechamiento del conocimiento para el mero interés individual. Además, sospecho que no serían capaces de guardar el secreto.

Como el hecho de publicar un bando y no llegar a anunciar nada en él es, en cierto modo, anómalo, basaré su utilidad en el comunicado extraoficial (porque su remitente ha sido la señorita CarcaVera, acompañante del gabinete, pero no miembro) por el cual ella quiere hacerles saber que, si son ustedes tan amables como curiosos de pinchar sobre la [a] que aparece delante del nombre de la canción que eventualmente suene por el hilo musical, tendrán la posibilidad de bajarse el tema y escucharlo en su reproductor de música tantas veces como deseen. Compartir es vivir, queridos y fieles (“nosotros nos mantenemos fieles…”) lectores.

Boletín 002

(Falacio)

 Rogamos paciencia con el ritmo de actualización de éste nuestro espacio de ustedes. Ante la inminencia de las vacaciones, sus señorías se afanan por liquidar asuntos y enemigos pendientes. De hedonistas costumbres, sucumben al paso del tiempo enredados en menesteres ajenos a su supuesta dedicación, por lo cual se ven abocados a condensar el trabajo de los meses pasados en el estrecho margen de tiempo que permiten un par de semanas. No espero que comprendan este comportamiento, pero sí al menos que, por el bien de todos, lo toleren. Háganme llegar las más que posibles quejas; me comprometo a comunicarles, a todos y cada uno de ellos, sus desconsuelos y amenazas.

Tengo la esperanza de que, al menos, la señorita CarcaVera le saque brillo a las teclas, ahora que anda tan falta de atenciones y trabajo (ella sí) y con tanto tiempo libre. No me quita el ojo de encima, y uno ya no está para esas tonterías (y menos si ya tiene en casa a su propia appaloosa). Sostodo.

[a] Hans Zimmer – True romance

Bando 005

(Falacio)

A la vista del escaso entusiasmo mostrado por la mayoría de los ambagedores, me he permitido la licencia de revelar a toda persona cercana al gabinete la clave para poder decir lo que les venga en gana; no existirá censura previa ni posterior, más que nada porque está muy mal visto. Podrá expresarse aquí desde el dueño del bar (he comprobado que se pasa más tiempo en común allí que en nuestra flamante sala de juntas) hasta el último mono.

P.D.: Para ver si les animo un poco, les he instalado hilo musical. No se asusten de lo que pueda sonar, los caminos de sus señorías son inescrutables.

Boletín de Falacio

(Falacio)

Se pone nerviosa la gente porque aún nadie ha hecho las presentaciones formales. No han nacido a la sociedad. Y eso frustra. O eso dicen sus gestos adustos. Son un equipo numeroso; sus identidades irán viendo la luz poco a poco, no conviene saturar. Supongo que no se aplicará ningún sistema especial a la hora de poner un orden: los codos serán sus únicos méritos. En el fondo, ellos también son unos vanidosos, a ellos también les produce cosquilleo el poder ser reconocidos de forma tan popular.

Quiero dejar claro que la lista no es un documento cerrado: entrará gente nueva, otra saldrá. Todo está por decidir…