Bando 021 (fue suerte)

(Luther Blissett)

Los hechos cantan. Las pruebas son bochornosas, como el verano. En aquel juicio sin valor, exigía yo justicia o, en su defecto, suerte…

Pues ha sido suerte. Se me declaró inocente, pero fue por suerte.

No, no me vengan con cantinelas, no hacen falta. Se antoja imposible que el veredicto se hubiera basado en un juicio justo cuando se nos pide ahora que levantemos el Palacio de Justicia. Y es que a mí, esa señora que esperaba a la puerta sosteniendo en su mano una cornucopia en lugar de una balanza, se me parecía más a Fortuna Dubia que a Temis o a una cualquiera de sus primas. Y mostraba sus ojos. Y eran verdes…

[a] Lifehouse – Blind

Anuncios

Bando 017 (juicio sin valor)

(Luther Blissett)

Maldito juicio. Contra todo reglamento, estoy obligado a mostrar pruebas de mi inocencia. Si me declaran inocente, gano mi libertad. Si, por el contrario, el veredicto es de culpabilidad, me condenan a sufrir cautiverio durante un año y un día. Si mi comportamiento es ejemplar, tras el pago de la consiguiente fianza, me dejan en libertad con cargos de conciencia en apenas tres meses. Crucen los dedos, y miren a los dos lados antes de hacerlo, no sea que venga algún coche…

Para todos los encausados: justicia y suerte.

[a] Our Lady Peace – Innocent

Lección 003 (derribemos mitos)

(Luther Blissett)

 Derribemos esos mitos que nos encorsetan. No son lecciones que nos enseñan a enfrentarnos a la vida, sino cinturones que tratan de atarnos e impiden que podamos experimentar con ella. A la mierda toda la mitología, ubiquemos su existencia en nuestro mismo plano, podremos comprobar de modo más objetivo su verdadera dimensión. Olvídate de ellos, no existen fuera de ti. No son buenos en la medida en que no reconocen al tiempo como ente superior e indefectible. Desnudos, no alcanzan a distinguirse del resto. Ellos también son mortales, no lo olvides (y la mortalidad no deriva en inmortalidad). Limpia tus ojos, distingue lo bello de lo bueno y no te dejes engañar por tu reflejo. Trátales de igual a igual, pues son iguales. Ignórales si fuera necesario, pues ellos también ignoran, no saben nada, también yerran. Desoye su veredicto de premisas incompletas. Y no esperes por el índice que apunta: si has de hacerlo, hazlo.

[a] Estirpe – Llámalo perdón