Fábula

(Perogrullo)

 -Pío.

-Eso, pío. (*)

-Maestro, si entrecierro los párpados veo el mundo de forma diferente a como lo veo con los ojos completamente abiertos.

-Y cuál de los dos procederes te gusta más.

-Con las pestañas muy juntas aparecen colores que del otro modo se escurren.

-Cuál te gusta más, pues.

-Con ellos abiertos, las siluetas aparecen más nítidas y todos los objetos se singularizan.

-Entonces…

-No sé, maestro, he pensado que miraré durante una temporada con cada ojo de manera diferente: así, el mundo por mi ojo derecho seguirá siendo mensurable, definido, asible, y por el izquierdo podré contemplar, al mismo tiempo, las mágicas energías que la Naturaleza pone en juego con cada acto que el otro ojo registra, la luz desarmada en arco iris, las dimensiones que el opuesto no alcanza a descubrir…

-Hijo, qué es ese líquido que llevas en tu cantimplora…

[a] The Subways – Holiday

(*) Por eso de ser una fábula

Anuncios

Menú de estío 002 (pizza romana)

(Perogrullo)

-Cómprese una pizza de la especialidad “romana” en un supermercado.

-Póngase al microondas o, en su defecto, no.

-Sírvase caliente.

INGREDIENTES:

-1 pizza romana.

TRUQUI: Normalmente, si acudes al supermercado más cercano, tardarás menos.

TRUQUI: Te gastarás menos dinero si coges la más barata.

[a] Lostprophets – Everybody’s screaming!!!

Menú de estío 001 (pincho de tortilla rellena)

(Perogrullo)

-Elabórese una tortilla rellena.

-Pártase en tantas raciones como se considere oportuno.

INGREDIENTES:

-1 tortilla rellena.

-Pan.

-1 caña.

TRUQUI: Añadiendo unas cuantas cañas más, quedarás como una gran anfitriona en esos días en que una visita inesperada termina derivando en fiesta.

TRUQUI: Si le quitas parte del relleno, tus invitados no notarán la diferencia (mayor fiabilidad cuando las cañas las sirves como aperitivo) y te quedará comida para poder enfrentarte a la resaca de mañana con un problema menos.

[a] Kasabian – Cutt off

Bando 014 (sin esperanza)

(Perogrullo)

Señores, nada me queda cuando he de suponer a la esperanza como lo último que se pierde. Si es así, nada tengo. Mientras anoto esto, soy un muerto en vida, pues, por simple lógica, el aire ya tampoco me pertenece. Continuando con el proceso lógico: si el aire no me pertenece, no soy digno de respirarlo, uno no es ladrón, uno tiene su dignidad. Corrijo: habiendo perdido la esperanza, comprendo que en anteriores estadios se me cayó, asimismo, la dignidad. Sin dignidad, puedo respirar, pues sin valores de por medio, el latrocinio no existe. Si puedo respirar, debo admitir que no estoy muerto. Estoy vivo. Si poseo el aire que me permite seguir viviendo, es obvio que sigo albergando esperanza. En fin, la única salida posible ante tal estado de parálisis pasaría por atentar contra uno mismo. Como no estoy dispuesto a sufrir semejante sacrificio, quedo expuesto a la condena de vivir por siempre con un hálito de esperanza. Y tus tajantes palabras no pueden hacer nada al respecto.

[a] Buckethead – Coma (feat. Azam Ali & Serj Tankian)

Lección 004 (preguntas…)

(Perogrullo)

A menudo, se dejan caer por mi despacho compatriotas que, en contra de lo esperable, sólo buscan en su visita respuestas a cuestiones intrascendentes, evidentes o imposibles, dejando de lado otros temas más específicos: visados, permisos y cosas así de mundanas. “¿Por qué esto? ¿Por qué así? ¿Cómo se te ocurrió? ¿Dónde lo viste? ¿Quién era? ¿Cuálo? ¿…?” y otro sinfín de dudas que terminan por componer una letanía a la que asisto sin pretenderlo con prolija asiduidad. He dejado de extenderme con inflados rodeos que retrasaban la venida del fin, consiguiendo a base de cincelar mi discurso, redefiniendo lo prescindible de continuo, responder y complacer a mis inquisitoriales paisanos con una simple frase que impide la sequedad de mi boca y la aparición de varices en sus fatigadas piernas (huelga decir que ni siquiera me molesto en ofrecerles asiento). Les digo, llanamente, que mi capacidad mental no es, ni mucho menos, superior a la de cualquiera de ellos, y que el factor diferencial está en eso, en saber escuchar al azar.

[a] Karnivool – L1fel1ke

Bando 007 (entre tú y yo)

(Perogrullo)

Nos encontramos cerca de los Países Bajos desarrollando un proyecto. Hemos estado aproximándonos paulatinamente a medida que ha ido avanzando el tiempo, que no el proyecto. Es harto complicado alcanzar conclusiones satisfactorias cuando las directrices no se han dejado claras. Lo peor de todo es que su entrega es inmediata y ya no queda tiempo.

Bando 003

(Perogrullo) 

Cuando la comunicación no funciona, las grandes ideas pueden llegar a malograrse. La colaboración entre poderes es de vital importancia para que una potencialidad se convierta en realidad; el intercambio de datos; el fluido de conocimientos, saltando cuestionables fronteras… La falta de previsión, la desidia, la inoperancia y el infinito papeleo postergan cualquier intento de necesaria evolución; se posponen oportunidades únicas en espera de una mejor coyuntura que nunca se dará; y lo más lamentable de todo esto, se suspenden proyectos. Proyectos en los que, por regla general, se han empleado grandes dosis de energía, denodados esfuerzos y sacrificios que luego descubrimos como vanos. El resultado: la tercera ley de Newton lo explica perfectamente. Y, de inmediato, te piden otro. Y un bichito cojonero comienza a rondar la oreja…